Los cereales integrales conservan su germen y envoltura, que constituyen una fuente natural de fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales. Proporcionan energía, contribuyen al buen funcionamiento del sistema digestivo y nervioso, son un alimento saciante y su consumo puede ayudar a reducir los niveles de colesterol y prevenir la diabetes.